El Departamento de Justicia de EE. UU. firmó el tratado internacional de la Convención de Budapest, que permite a sus 66 países miembros acelerar el intercambio de evidencia electrónica para rastrear de manera más efectiva a los ciberdelincuentes, dondequiera que se encuentren en el mundo.

«La Convención de Budapest es un instrumento internacional verdaderamente notable», dijo el Fiscal General Adjunto Richard Downing. «Su enfoque de neutralidad tecnológica para el delito cibernético ha creado un marco duradero para la cooperación que garantiza que las fuerzas del orden tengan las herramientas que necesitan para responder a los nuevos métodos delictivos».

Firmado por Downing, el acuerdosegún el Departamento de Justicia, facilita que las fuerzas del orden obtengan datos de suscriptores y tráfico de los proveedores de servicios para investigaciones de delitos cibernéticos. El acuerdo siguió a casi cuatro años de negociaciones, señaló el Departamento de Justicia.

“Es nuestra visión colectiva que todos los países que se toman en serio la lucha contra el delito cibernético y que brindan protección a los derechos humanos deben convertirse en parte de la Convención de Budapest”, agregó Downing. “La Convención logra el equilibrio adecuado entre imponer obligaciones a las naciones de tener leyes y capacidades sólidas y brindando la flexibilidad necesaria para que se unan naciones con diferentes sistemas legales».

Manténgase al día con las últimas amenazas de ciberseguridad, vulnerabilidades descubiertas recientemente, información sobre filtraciones de datos y tendencias emergentes. Entregado diariamente o semanalmente directamente a su bandeja de entrada de correo electrónico.

Author

Write A Comment